Tras la papa, el tomate es la planta de la familia de las Solanáceas más extendida y cultivada por todo el mundo. El tomate fresco es muy rico en agua (casi un 94% de su peso). Contiene una pequeña proporción de hidratos de carbono,(3.54%), proteínas (0.85%) y grasas (0.33%). Los hidratos de carbono están formados principalmente por glucosa y fructosa. en conjunto, estos nutrientes aportan 21 kcal/100 gramos, una de las cifras más bajas de todos los alimentos vegetales, inferior incluso a la de los espágrragos. Sin embargo el valor nutritivo y dietoterápico del tomaate reside en su riqueza vitamínica y mineral, así como en las sustancias no nutritivas.

El tomate ejerce una intesa acción antioxidanate, impidiendo el deterioro de los radicales libres. como resultado de su composición, el consumo del tomate está especialmente indicado en los siguientes casos: afecciones prostsáticas, cáncer de próstata, arteriosclerosis, afecciones cancerosas.

h68bo32bfmtb

 

Preparación y empleo

1. crudo: constituye la forma más saludable de consumir el tomate

2. Frito: resulta sabroso aunque un poco indigesto para los estómagos delicados.

3. Jugo y salsa de tomate: son muy ricos en vitamina C y sales minerales, pero los preparados comercialmente contienen mucha sal y bastante aditivos que pueden provocar reacciones alérgicas.

 

Composición porcentual del tomate

% de la CDR (cantidad diaria recomendada)  cubierta por 100 g de este alimento

por cada 100 g de parte de comestible cruda